domingo, 14 de octubre de 2018

+ LA CURVA DEL CAMBIO

Interesante conferencia de TEDxGranVía 2014  de Pilar Jericó donde nos habla de "Cómo afrontar los cambios"...



Resumen de conferencia tomado en...
“Nuestro cuerpo es cambio”, comienza Pilar Jericó, Socia de Be-Up, escritora y conferenciante. "Cada siete años las células que tenemos se regeneran completamente". Pero si el cambio es algo natural en los humanos, ¿por qué nos cuesta tanto cambiar? Según Jericó, el problema que tenemos es que a pesar de que nuestro cerebro está preparado para la supervivencia -es decir, para el cambio- está muy mal preparado para la felicidad -es decir, para la correcta aceptación de los cambios inevitables.

Ella nos cuenta que para llegar a procesar cualquier cambio, hay una serie de etapas por las que pasamos. Haciendo un símil con la ficción, se trata de las mismas etapas que pasa cualquier héroe de película. Jericó afirma que aunque para asumir un cambio de forma sana no es posible ahorrarse fases, una vez eres consciente de cuáles son, puedes pasarlas más rápidamente.

Las etapas son las siguientes:
  • - Llamada a la aventura. Puede ser por dos motivos: o bien el que Jericó llama la llamada del cielo, que correspondería a cambios positivos como nuevas relaciones, proyectos, trabajos, hijos, etc. O bien la llamada del trueno, que correspondería a frustraciones, errores, despidos, pérdidas, etc. La pregunta que debemos hacernos cuando esto ocurre es: ¿qué invitación nos está haciendo la vida para extraer lo mejor de nosotros mismos? Si lo hacemos así adoptaremos la actitud de protagonista y no la de víctima en nuestra vida.
  • - Negación. Las emociones siguen un ritmo mucho más lento para deshacerse que la mente y por eso a menudo negamos la realidad. Es un mecanismo de defensa que tenemos para protegernos del dolor, con lo cual no asumimos lo que nos hace daño. El tipo de negación más complicada, apunta, es el victimismo, ya que nos aleja de ser los protagonistas de nuestra vida. Para salir de esta etapa hay que ser honestos con nosotros mismos y preguntarnos qué es lo que estamos sintiendo exactamente.
  • - Miedo. Hay dos tipos, explica, el miedo que nos hace ser prudentes y el miedo que nos paraliza. Se trata de una reacción natural e innata en el ser humano. Se ha demostrado que cuando escuchamos cualquier información del medio, primero sentimos y luego pensamos. La amígdala, que se encuentra en el sistema límbico, fuente de las emociones básicas, se pone en marcha y secuestra la mente de modo que no podemos pensar con claridad. Es por ello que recomienda que en casos de mucho exceso emocional, nos demos un tiempo para reaccionar. Sólo del 8% al 12% de nuestros miedos se acaban haciendo realidad, por eso opina que ante el miedo lo que hay que hacer es quitarle importancia y seguir adelante.
  • - Desierto. Correspondería a la fase de frustración y de descontento. Según apunta Jericó, no hay ningún héroe que no pase por un desierto, ya que es el lugar que nos permite morir para renacer. Se trata de un momento de intercambio; de perder una cosa para ganar otra. La pregunta que debemos hacernos cuando pasemos por este momento es: ¿qué puedo aprender de aquí? Una vez crucemos el desierto conseguiremos crear una nueva realidad y cambiar de hábitos.
Resultado de imagen de Cómo afrontar los cambios | Pilar Jericó
A partir de aquí, una vez somos conscientes de las etapas que recorreremos antes de lograrlo, Jericó nos da cinco claves para acelerar la superación de la curva del cambio:
  1. Soñar, escoger: imaginar cómo puede ser el futuro siempre en positivo. Es necesario comenzar a alimentar las palabras y los sentimientos que nos dan energía y nos alejan del victimismo.
  2. Pasión y placer: hace falta buscar la pasión en todo aquello que hacemos porque está relacionada con lo que nos enamora y el amor es el gran antídoto contra el miedo.
  3. Aprender y crear hábitos: si tienes miedos como por ejemplo a hablar en público, hazlo repetidamente hasta que se convierta en un hábito.
  4. Trabajar en equipo: si hay algo que te cuesta, pégate a alguien que la sepa hacer y aprende de él o de ella.
  5. Argumentos de fuerza y valores: comprométete con lo que haces, ya que el compromiso genera una energía que nos da fuerza para seguir.
Finalmente Jericó acaba con una frase de Nelson Mandela con la que resume la esencia de su teoría: “No es valiente el que no tiene miedo, sino el que sabe conquistarlo”.


viernes, 12 de octubre de 2018

+ 4 Claves para el BIENESTAR desde las Neurociencias

Artículo   muy interesante del Blog Rincón de la Psicología

Las 4 claves del bienestar según el neurocientífico que ha estudiado la mente de los maestros budistas


Amigo y confidente del Dalai Lama, Richard J. Davidson es un experto en neurociencia contemplativa, la rama que estudia el impacto de la meditación y otras prácticas similares en nuestro cerebro. 

Este neurocientíficos profesor de la Universidad de Wisconsin ha dedicado más de 10 mil horas a estudiar el cerebro de grandes maestros budistas, entre ellos el monje francés Matthieu Ricard y el maestro budista Mingyur Rinpoche. 

Davidson ha llegado a la conclusión de que existen 4 cualidades esenciales para alcanzar el bienestar, ese estado de paz interior que todos añoramos pero que tan escurridizo parece, sobre todo cuando tenemos que lidiar con los problemas del día a día. 

De hecho, para Davidson el bienestar psicológico no es un estado que se alcanza sino una habilidad que se desarrolla. Se trata de un cambio de paradigma interesante porque implica que, si uno practica, puede desarrollar esta habilidad. 

La clave radica en estimular otras cuatro habilidades que se encuentran en su base y se encuentran arraigadas en los circuitos neuronales. Al fortalecer esos circuitos, también estaremos desarrollando el bienestar. 

¿Cómo desarrollar un estado de bienestar y paz interior duradero? 


1. Resilienci

En un mundo impermanente en continuo cambio, nos ocurren cosas desagradables. No siempre podemos evitarlas, pero siempre podemos cambiar la manera en que reaccionamos ante ellas. 

La resiliencia es la capacidad para recuperarnos de la adversidad y salir fortalecidos de esa experiencia. Davidson la relaciona con el “no-apego”, porque implica la capacidad para fluir y no quedarse atascados en esas experiencias negativas. 
Las personas más resilientes, que se recuperan más rápido, muestran niveles más altos de bienestar. Lo interesante es que mientras más resiliente seamos, más protegidos estaremos ante las situaciones adversas de la vida y más confiaremos en nuestra capacidad para superar esos baches. 

Davidson descubrió que los circuitos cerebrales de la resiliencia se pueden modificar con la meditación mindfulness, aunque es necesario dedicar muchísimas horas antes de que se produzca un cambio en esos circuitos. 

2. Perspectiva positiva 

La segunda clave para el bienestar es la perspectiva. Se trata de la capacidad para ver las cosas positivas incluso en medio de la tormenta, la capacidad para disfrutar de las experiencias positivas y percibir con bondad a las otras personas. 

Incluso las personas que padecen depresión muestran una activación en el circuito cerebral subyacente a la perspectiva positiva, el problema es que esa activación es muy fugaz, no dura el tiempo necesario como para mejorar su estado de ánimo. 

A diferencia de la resiliencia, las investigaciones de Davidson sugieren que la práctica de la meditación y la compasión pueden alterar rápidamente este circuito. Contrastó los resultados de un grupo de personas que practicaron meditación compasiva con otro grupo que recibió entrenamiento en reestructuración cognitiva para aprender a desarrollar una perspectiva más positiva. 

Analizaron los cerebros de las personas antes y después de dos semanas de entrenamiento, y encontraron que en el grupo de la compasión, los circuitos cerebrales que se encuentran en la base de la perspectiva positiva se fortalecieron. Bastaron siete horas, 30 minutos por día durante dos semanas. 

3. Atención plena 

Una mente errante es una mente infeliz. Investigadores de la Universidad de Harvard recurrieron a los móviles para que las personas indicaran cuándo su mente divagaba. Debían responder a tres preguntas cada cierto tiempo: 

¿Qué estás haciendo ahora? 

¿Dónde está tu mente en este momento? ¿Estás enfocado en lo que estás haciendo o tu mente está en otra parte? 

¿Cuán feliz te sientes en este momento? 

Descubrieron que las personas pasan el 47% de su vida sin prestar atención a lo que están haciendo. Y lo peor de todo es que ese divagar sin rumbo de la mente se asoció a un estado de infelicidad e insatisfacción. 

La habilidad para conducir suavemente la atención al presente es una de las claves del bienestar. No solo nos permite prestar atención a lo que estamos haciendo sino que nos ayuda a apreciar los pequeños detalles y estar relajados. 

Por eso, cuando a un maestro zen se le pregunta cuál es el camino para alcanzar la iluminación, a menudo responden: “Cuando camines, camina. Cuando comas, come”. Parece sencillo, pero no lo es. 

4. Generosidad 

Muchísimas investigaciones han demostrado que existe más placer en dar que en recibir. El comportamiento generoso y altruista, en realidad activa circuitos en el cerebro que son clave para el bienestar. Y lo interesante es que estos circuitos se activan de forma más duradera que cuando recibimos una recompensa o un regalo. 

Un estudio muy interesante desarrollado en la Universidad de Lübeck analizó las imágenes de resonancia magnética funcional en un grupo de personas que se habían comprometido a gastar dinero durante las próximas 4 semanas en otras personas comparándolo con otro grupo que destinó ese dinero a ellos mismos. Los neurocientíficos descubrieron que las decisiones generosas activan zonas del cerebro como el estriado ventral, que se ha relacionado con niveles elevados de felicidad. 

Davidson también ha comprobado que ser generosos y ayudar a los demás tiene un efecto boomerang, se revierte en nosotros rápidamente generando un estado de bienestar, equilibrio mental y felicidad. 

Fuentes: 
Park, S. Q. et. Al. (2017) A neural link between generosity and happiness. Nature Communications; 8: 15964. 
Davidson, R. J. (2016) The Four Keys to Well-Being. En: Greater Good Magazine
Davidson, R. J. et. Al. (2013) Compassion training alters altruism and neural responses to suffering. Psychol Sci; 24(7): 1171–1180. 
Gilbert, D. T. & Killingsworth, M. A. (2010) A wandering mind is an unhappy mind. Science; 330(6006): 93


Entrevista a Richard Davidson, doctor en Neuropsicología, investigador en neurociencia afectiva en LA VANGUARDIA

Nací en Nueva York y vivo en Madison (Wisconsin), donde soy profesor de Psicología y Psiquiatría en la universidad. La política debe basarse en lo que nos une, sólo así podremos reducir el sufrimiento en el mundo. Creo en la amabilidad, en la ternura y en la bondad, pero debemos entrenarnos en ello.
La-base-de-un-cerebro-sano-es-la-bondad-y-se-puede-entrenar.html


miércoles, 10 de octubre de 2018

+ VIDEOS TEDxPsicología en ESPAÑOL

En esta entrada propongo unos vídeos muy interesantes sobre PSICOLOGIA  producidos por TEDx...

¿Qué puede más la emoción o la razón? | Ignacio Morgado Bernal | TEDxCadizUniversit

miércoles, 3 de octubre de 2018

+ SALUD MENTAL POSITIVA

Como en otras ocasiones el BLOG se une a la  celebración del Día Mundial de la Salud Mental (10 de octubre). 
Es una iniciativa de la Federación Mundial de la Salud Mental (WFMH, en sus siglas en inglés) que se celebra en más de 100 países y que este año lleva por lema “Educación inclusiva, salud mental positiva“. 



El objetivo de este lema es reivindicar una educación que apueste por los valores, que trabaje la diversidad y la inclusión y que tenga en cuenta los retos de una sociedad que cambia a una velocidad de vértigo, para que se consiga una salud mental más positiva de las generaciones futuras.

La temática de este año está en línea con la que marca la Federación Mundial para la Salud Mental (WFMH) a nivel global, que es “jóvenes y salud mental en un mundo cambiante”.

Resultado de imagen de asapme

Y desde Zaragoza  "la Asociación Aragonesa Pro Salud Mental (ASAPME), el próximo 10 de octubre conmemorará el Día Mundial de la Salud Mental con varias actividades.


Este año adoptamos el lema “Educación inclusiva, salud mental positiva”, escogido por el movimiento asociativo a nivel nacional, para reivindicar una educación que apueste por valores como la tolerancia, implicar a los docentes y padres en la detección de los problemas de salud mental y luchar contra la discriminación en el entorno educativo y en cualquier otro ámbito.

Jornada conmemorativa
Con motivo de esta fecha tan señalada, ASAPME impulsa una jornada conmemorativa, con la colaboración del Gobierno de Aragón, la Federación Salud Mental Aragón, y el patrocinio de Janssen.

Esta cita, que se celebrará en la Sala de la Corona del Edificio Pignatelli (10 oct; 11:30h.) contará con una conferencia del prestigioso psiquiatra, Pedro Sánchez Gómez (Hospital Psiquiátrico de Álava, Facultad de Medicina de la Univ. del País Vasco) y en ella se entregarán los Premios ASAPME 2018 a personas e instituciones cuyo trabajo ha contribuido a mejorar la vida de las personas con enfermedad mental.

La entrada a la jornada es libre hasta completar el aforo de la sala, pero se ruega confirmar asistencia en el correo electrónico recepcion@asapme.org o en el teléfono 976 53 24 99.


martes, 18 de septiembre de 2018

+ CÓMO SACARLE PARTIDO A TU ESTRÉS

Pongo enlace a este interesante artículo de la revista XL SEMANAL sobre el ESTRÉS (muy oportuno a la vuelta de las vacaciones!!)....
 Las consultas por ansiedad se triplican durante este mes. Y es un problema grave: el estrés mata. Multiplica por 2,5 el riesgo de fallecer prematuramente. Sin embargo, el estrés bien gestionado puede convertirse en un seguro de vida y un trampolín para el éxito. Por Carlos Manuel Sánchez / Ilustración: Mekakushi / Shutterstock 

¿Se siente apagado, duerme mal y salta a la mínima? Bienvenido a septiembre, el mes más estresante del año. Una encrucijada emocional donde confluyen el síndrome posvacacional; la vuelta al cole y al trabajo; la aclimatación a los madrugones y a los atascos; las dietas exprés para expiar los pecados veraniegos… No es extraño que las consultas por ansiedad se tripliquen por estas fechas.

El estrés más intenso se dispara si nuestro estatus social está amenazado, si sentimos vergüenza o tememos quedar en ridículo

El estrés puede matar. De hecho, multiplica por 2,5 el riesgo de sufrir un infarto o un ictus, las dos principales causas de muerte en el trabajo de los españoles. La ansiedad hace que fumemos más y que comamos peor, eleva nuestra tensión y nos quita las ganas hasta de dar un paseo… Sin embargo, cada vez más estudios nos dicen que el estrés también puede ser nuestro aliado. Una respuesta -muy sabia- de nuestro cuerpo para ayudarnos a sobrevivir. «No se trata de eliminar el estrés, sino de aprovecharlo. “El estrés solo tiene consecuencias negativas si usted piensa que va a tenerlas”, asegura la psicóloga Kelly McGonigal.
Desde niños nos enseñan a lavarnos los dientes, pero no a lidiar con la presión. Pues ya va siendo hora… Doce millones y medio de españoles -cuatro de cada diez- confiesan que se sienten estresados con frecuencia, según el último estudio anual de Cinfasalud. El 55 por ciento de los estudiantes y el 41 de los empleados. En la oficina, nos estresan la carga de trabajo; los jefes y compañeros; y no estar a la altura… Por ese orden. En casa, nos estresan los hijos. El 61 por ciento de los padres confiesa que sus retoños los ponen de los nervios.
Que sea mal de muchos no es consuelo. Para empezar, hay que desaprender lo que sabíamos. Desde los años setenta se habla de ‘eustrés’ -un estrés bueno, que nos motiva y nos mantiene alerta- y ‘distrés’ -el malo, que nos abruma y hunde-. Pero esta división hoy se considera simplista. En realidad, el estrés no es ni bueno ni malo. Depende de la dosis; si es ocasional o se ha vuelto crónico. Pero también influye cómo lo experimenta cada persona. Si lo percibe como algo positivo, hará su vida más agradable. Si lo siente como una losa, se verá aplastada por él.

Sáquele partido al estrés

Para sacarle partido al estrés, habrá que saber antes en qué consiste. Los científicos tienen un conocimiento cada vez más preciso. Sabemos que el estrés es una respuesta escalonada a una situación de peligro. Una especie de estado de excepción. El estrés tiene varias fases. Básicamente, ante un peligro o una situación que se percibe como peligrosa, el organismo libera cortisol, una hormona que moviliza el azúcar en sangre y hace que nos vengamos arriba. El cortisol es un arma de doble filo: a la larga, daña el sistema inmune, eleva la presión sanguínea, desgasta las arterias, acelera la degeneración celular… En resumen, nos hace envejecer más rápido. Por eso, en condiciones normales, el cuerpo solo libera cortisol con cuentagotas. Y, pasado el peligro, vuelve a la calma. Es algo normal y no es perjudicial. Pero, a veces, la persona no logra recuperar el sosiego. Las hormonas dejan de funcionar como debieran y las consecuencias pueden ser funestas.
CG of the ladder,Rendering
Ahora, sin embargo, los científicos también encuentran pruebas de sus efectos positivos. Todo empezó a cambiar con un estudio pionero de la Universidad de Wisconsin a lo largo de nueve años, que comprobó que el riesgo de muerte prematura es un 43 por ciento más alto en las personas sometidas a estrés. Una conclusión nada sorprendente… La sorpresa fue que ese porcentaje solo se cumplía si las personas, además, percibían el estrés como algo negativo. Por el contrario, las que estaban sometidas a un estrés intenso pero, aun así, lo veían como algo positivo presentaban un riesgo más bajo que la media. Esto hizo replantear el enfoque tradicional sobre el asunto.

Una cuestión de percepciones

Los investigadores se han lanzado a estudiar a profesionales que trabajan bajo presión -bomberos, controladores aéreos, guías de montaña…- para ver si hallan el secreto de cómo mantener la sangre fría. Los resultados están cambiando nuestra percepción sobre los trastornos de ansiedad.
Dos equipos de científicos de Columbia y Stanford confirmaron recientemente que la gestión del estrés es, en buena medida, una cuestión de actitud. Analizaron la saliva de voluntarios sometidos a pruebas diseñadas para ponerlos en situaciones límite y vieron que los valores de cortisol estaban disparados. Pero si antes habían un visto un vídeo sobre el estrés positivo, también presentaban un segundo valor por las nubes: el de la dehidroepiandrosterona, más conocida como DHEA. Esta hormona funciona como un colchón contra el estrés, y es posible que también proteja frente a la depresión y las enfermedades cardiacas. Es el contrapeso al cortisol y frena el envejecimiento inducido por este. Los altos valores de DHEA de los voluntarios implican que aquellos que vivieron el estrés como algo positivo reaccionaron de una forma saludable no solo mental, también corporalmente.
Ulrike Ehlert, de la Universidad de Zúrich, asegura que el estrés es una de las principales fuerzas motrices en nuestra vida. «Sin ese mix de hormonas que segregamos en situaciones de tensión, nos falta impulso, estímulo… Una vida sin estrés sería muy aburrida». ¿Pero cuánto estrés es positivo? «Cada persona percibe de forma diferente qué es estresante y qué no». La cuestión es que suele definir como estrés solo aquel que supone una carga, no el que nos pone las pilas.

Dos claves nos defienden frente al estrés dañino: rehacerse ante las dificultades y la confianza en uno mismo

No obstante, que percibamos el estrés como un reto o una amenaza no depende solo de nuestra actitud. También del entorno. Si una persona crece en un ambiente en el que se le da mucha importancia a la prudencia, será más insegura en situaciones difíciles. Las personas propensas a la neurosis también tienden a agobiarse. «Si te preguntas todo el tiempo qué va a salir mal, tendrás más problemas para desconectar y relajarte», comenta Ehlert.

El sentido de coherencia

Hay dos propiedades que nos protegen del estrés dañino. Una es la regulación hedonista de la emoción, como llaman los expertos a la capacidad de algunas personas para rehacerse en situaciones difíciles en lugar de revolcarse en la miseria. Otra es el sentido de la coherencia, una especie de confianza en sí mismas que les dice que los obstáculos se pueden superar.

estres

De acuerdo, ¿pero y si somos de los que se vienen abajo a las primeras de cambio? ¿Se puede aprender a gestionar el estrés? Así lo cree Sven Steffes-Holländer, que dirige una clínica berlinesa especializada en trastornos psicosomáticos, y entre cuyos pacientes hay numerosos profesores, médicos y abogados, profesionales muy expuestos. «Muchos tienden a achacar su estrés a factores externos, lo que los lleva a perfeccionar constantemente su gestión del tiempo. Como consecuencia, llega un momento en que también acaban optimizando el descanso y el disfrute. Pasan de salir a correr -un modo de liberar tensión- a prepararse para el maratón. O de intentar comer sano a llevar una dieta estricta. Todo debe estar medido al detalle. Por lo general, la persona estresada típica suele ser perfeccionista. No se da por satisfecha ni con un alto grado de optimización, siempre aspira a más».

El estrés más intenso se dispara si nuestro estatus social está amenazado, si sentimos vergüenza o tememos quedar en ridículo

Los científicos han comprobado que el cortisol se dispara rápidamente cuando vemos que nuestro estatus social se ve amenazado, cuando sentimos vergüenza y tememos quedar en ridículo. Dicho de otra manera, el estrés más intenso es el que ejercemos los unos sobre los otros. Y es, en buena medida, autogenerado. Si relativizamos, si aceptamos que no podemos gustar a todo el mundo, empezamos a ganarle la batalla. Esto es importante en los profesionales que están más acostumbrados a recibir críticas que halagos.

El estrés se hereda

Ahora también sabemos que la forma en la que reaccionamos al estrés se transmite genéticamente y puede venirnos heredada de nuestros padres y abuelos. Isabelle Mansuy es profesora en la Universidad de Zúrich y se dedica a estudiar si las secuelas de los traumas, las desgracias o los crímenes anidan en nuestros cuerpos. Y si se las transmitimos a nuestros hijos.
El método de la doctora Mansuy se basa en el trabajo con tandas de cuarenta parejas de ratones. Cuando las hembras tienen crías, la mitad de ellas crecen en condiciones normales, mientras que a la otra mitad las traumatiza: un día después de nacer, se separa a las crías de sus madres durante unas horas. Al estudiar el comportamiento posterior de estos ratones, la investigadora comprobó que los individuos traumatizados reaccionaban de una forma más impulsiva que los demás y que, en situaciones de riesgo, tendían a dejar de lado su prudencia instintiva. Además, metiéndolos en una cubeta con agua, dejaban de nadar y se rendían mucho antes que sus congéneres sanos. También mostraban conductas depresivas.

Según los expertos, el secreto para convertir el estrés en un arma es verlo como algo positivo, cuestión de actitud

Mansuy dejó que estos ratones estresados se reprodujeran durante varias generaciones. Y se encontró con unos resultados difíciles de creer: aunque solo se había traumatizado a la primera generación, sus conductas se transmitían a las siguientes. «Para modificar una secuencia genética son necesarias influencias ambientales muy fuertes», explica Mansuy al semanario Der Spiegel. «El estrés o los traumas no bastan. Por eso, los cambios se inscriben en los marcadores epigenéticos, es decir, no ‘tocan’ el ADN». Es una buena noticia. Porque son cambios reversibles. «Si se somete a los ratones a condiciones de vida más agradables, las secuelas acaban por desaparecer y dejan de transmitirse a la siguiente generación».
Otras consecuencias positivas del estrés -en su justa medida y sin sobrepasar ciertos niveles- también son sorprendentes. Por ejemplo, Daniela Kaufer, de la Universidad de California (Berkeley), ha comprobado que las ratas estresadas tienen el cerebro más en forma, se orientan mejor y aprenden antes; de hecho, poseen células madre que se convierten en nuevas neuronas. La memoria también se activa, según científicos de la Universidad de Búfalo. Por su parte, Firdaus Dhabhar, de Stanford, ha demostrado que periodos cortos de estrés refuerzan el sistema inmune. En cualquier caso, merece la pena que nos paremos a reflexionar sobre nuestra propia relación con el estrés. A ser posible, antes de que nos la amargue la vida. O nos la acorte…

Leer en web https://www.xlsemanal.com/conocer/salud/20180916/estres-septiembre-vacaciones.html

lunes, 17 de septiembre de 2018

+ LA CASA DE LA GRATITUD

La GRATITUD es una de las fortalezas más poderosas según la PSICOLOGÍA POSITIVA para aumentar el bienestar personal en uno mismo y en los demás (cuando se expresa).

Te proponemos este ejercicio para REFLEXIONAR  sobre tu actitud de AGRADECIMIENTO....




Visualización guiada: “LA CASA DE LA GRATITUD”


Te proponemos un ejercicio de visualización para hacer explícita TU GRATITUD en relación a las cosas, las personas y la vida. Se trata de un paseo por una “casa imaginaria” donde encontrarás diferentes habitaciones que representarán  otras tantas áreas del AGRADECIMIENTO. 


“Busca una posición cómoda, cierra los ojos, respira serenamente y relaja tu cuerpo. Y disponte a  seguir estas instrucciones: Imagínate caminado tranquilamente por una vereda que te lleva hasta una casa. Al acercarte observas un gran cartel en la puerta de  entrada que dice: Casa de Gratitud. Abres la puerta y observas la distribución de las habitaciones. Todas las habitaciones tienen SU NOMBRE. 


Entras a un gran distribuidor desde donde se accede a todas las habitaciones. Sigues caminando calmadamente y entras en la primera habitación en cuya puerta hay un cartel que dice “Gratitud para las Cosas”.  En esta habitación encontrarás de forma muy concreta todas esas cosas  a las  que debes  estar agradecido; son cosas que te facilitan la vida a diario y que de forma habitual no nos damos cuenta de ello. Puede ser  un electrodoméstico, un mueble, una máquina, un producto de consumo, un adorno,… Para ayudarte en la tarea puedes pensar en las actividades que desarrollas en la vida diaria.  Imagina de forma precisa  “esas cosas” y dales tus más sinceros agradecimientos antes de salir del cuarto.


Vuelves al pasillo y  entras en la siguiente habitación  en cuya puerta  pone “Gratitud para la Naturaleza”. Al abrirla descubres una SALA  DE EXPOSICIONES donde  vas a encontrar esos rincones de la naturaleza, lugares y paisajes conocidos,  e incluso animales que te dan sosiego, tranquilidad o energía y a los cuales también les quieres mostrar tu agradecimiento. Imagina de forma precisa  esos escenarios ( y animales)  y dales tus más sinceros agradecimientos antes de seguir el recorrido.

 Por último al final del pasillo encuentras una gran puerta con un rótulo que dice “Gratitud  para LAS PERSONAS”. Al  entrar empiezas a cruzarte con bastantes personas conocidas o anónimas que en algún momento  te han facilitado tu vida diaria, (piensa en panadero, chofer bus, cajera, conserje,…..). Sigues paseando por la sala y reconoces ya a personas más conocidas: vecinos, compañeros de trabajo,… con los cuáles compartes algún tiempo. A continuación te vas  acercando a un extremo de la habitación donde  encontrarás una escalera  y donde iras haciendo aparecer aquellas personas más importantes en tu vida: amigos/as, pareja, padres, hermanos/as, hijos/as, abuelo/as,… Piensa por un momento en cada persona y recuerda algunos detalles por los que podrías estar agradecido a  la persona elegida. Precisa su rostro y exprésale abiertamente tu gratitud ( “GRACIAS POR….”).

Finamente  te alejas tranquilo y satisfecho de LA CASA DE LA GRATITUD”.

Idea: Pepe Pérez


Después de este ejercicio de facilitación es interesante que  recojas las conclusiones de esta experiencia por escrito para luego poderlo  compartir con otras personas.


Visita tambien en el blog... GRATITUD


 Más ejercicios sobre GRATITUD....






lunes, 3 de septiembre de 2018

+ 5,4,3,2,1... A TRABAJAR!!!

La filosofía del libro del PODER DE LOS 5 SEGUNDOS de Mel Robbins nos puede venir bien para retomar el  trabajo a la vuelta de las vacaciones...  "Se trata de NO PENSAR MUCHO y de ponerse en ACCIÓN"



Sinopsis de El poder de los 5 segundos:
En El Poder de los 5 segundos descubrirás que son sólo cinco los segundos que necesitas para confiar, romper el hábito de la procrastinación y la duda, vencer el miedo, dejar de preocuparte y sentirte más feliz. La técnica de los 5 segundos es una solución simple y definitiva para el único problema al que todos nos enfrentamos: la dificultad para tomar decisiones.
Mel nos explica cómo hacerlo: en el momento en que aparece la duda ante una situación que requiere una toma de decisión hay que empezar a contar hacia atrás, del 5 al 1, como si de una cuenta atrás de un cohete se tratara. Al usar esta técnica, cambias de mentalidad, interrumpes tu hábito de pensar demasiado y despiertas tu córtex prefrontal, facilitando el cambio. La técnica actúa como un ritual que rompe los malos hábitos y desencadena un nuevo cambio de conducta positivo.


http://blogs.periodistadigital.com/elbuenvivir.php

VIDEO de TED  
"CÓMO DEJAR DE JOROBARSE A UNO MISMO" 
de Mel Robbins




viernes, 29 de junio de 2018

+ RECORDANDO EL FESTIVAL: EXPERIENCIAS DE APRENDIZAJE

El Festival de Aprendizaje de Universidad Popular de Zaragoza se desarrolló con diferentes actividades a los largo de Junio del 2018. Es una "Fiesta del Aprendizaje" donde  los/las participantes  exponen sus experiencias de Aula o presentan las actividades realizadas en el curso. 
A continuación se presenta un ALBUM DE FOTOS de la actividad central que se desarrolló el día 14 de junio en el Centro Cívico Universidad y unos vídeos de las actividades de RUTAS  Y EXPOSICIONES...










Os animamos a  seguir   teniendo   interesantes EXPERIENCIAS DE APRENDIZAJE en vuestros viajes y vacaciones también en verano. Y os esperamos en Septiembre en Universidad Popular de Zaragoza.   HASTA PRONTO!!!





jueves, 28 de junio de 2018

+ Las 3 D del Ocio: Tiempo de Descanso

La teoría de las 3 D del tiempo de Ocio plantea que para considerar una actividad  como tiempo de ocio propiamente debe  tener alguna de estas 3 características (D):

La primera D sería la de la DIVERSIÒN Y EL DISFRUTE: las actividades deben proporcionar emociones positivas, generar satisfacción.

La segunda D es la del DESCANSO: La actividad supone un "descanso" (no necesariamente físico) en relación al tiempo de trabajo. Se trata de un tiempo de desconexión y de reparación (físico/mental)  en relación al tiempo  de trabajo habitual.

La tercera D es la del DESARROLLOLas actividades proporcionan recursos añadidos para las personas; sienten que progresan, que avanzan. En esta D (Desarrollo),  se participa en cursos de formación y se aprenden cosas nuevas. 



Podemos pensar en nuestras actividades de tiempo de ocio  y analizarlas con esta teoría... Así "Salir con los amigos" es Divertido y supone Descanso, pero no hay tanto Desarrollo, mientras que "Aprender un idioma" nos ayuda a Desarrollarnos sobre todo. 

Cuantas más D recoge la actividad más completa suele ser!!!.


Y ¿en tiempo de VACACIONES QUÉ?





Es una época de DISFRUTE y de DESCANSO

El blog os desea un BUEN VERANO!!




lunes, 25 de junio de 2018

+ Programa Aprendemos juntos

"Aprendemos Juntos" es un proyecto de Educación para una vida mejor. Es una iniciativa del BBVA  en colaboración con Santillana y el País.


Dispone de un gran archivo de Vídeos con interesantes conferencias de  profesionales muy destacados en el mundo de la Educación  y de la Psicología VER ARCHIVO DE CONFERENCIAS




¿Qué diferencia a la gente más feliz del mundo?

Tal Ben-Shahar 

· Profesor de psicología en Harvard


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...