jueves, 15 de enero de 2015

+ DECIR "NO" POR FIN

Decir no es expresar lo que sientes, es dar  tu opinión y es una de las posibles respuestas a la pregunta ¿quieres, puedes, te gustaría, por favor,...?
Decir no cuando uno quiere tiene bastantes ventajas: enseñas a los demás a que respeten tus deseos,  sirve también para entender mejor la negativa de los demás, es útil para no sentirse utilizado/a, para sentirse bien porque haces lo que quieres hacer, para que no se aprovechen de ti y para quererse más a si mismo/a.


¿Cómo decir  No?

·     Escucha bien hasta que terminen de formular la petición, no le interrumpas.

·        Si conoces a la persona llámala por su nombre y "dile no" de forma concreta. Que la otra persona escuche las palabras no puedo o no quiero o no me apetece. Es adecuado decir una frase de introducción del estilo "lo siento pero..." , "la verdad es que...". Por ejemplo: "Lo siento Laura pero no puedo hacerte este encargo que me pides", o "Pepe, la verdad, no me apetece ir al cine esta tarde".

·        No digas no pasivamente  o de forma vacilante ."No sé , es que yo...". Pero tampoco "escupas no": no es necesario molestar ni agredir ni ironizar ante las peticiones de los demás. "Y qué más quieres" o "No, no y no. ¿Tú que te has creído?"

·        Explica por qué no, si hay una razón lógica. "No puedo ayudarte ahora porque tengo yo mucho trabajo retrasado". No pongas excusas que no sean ciertas y puedan ser descubiertas.  Si las razones tienen que ver con los sentimientos manifiéstalo así: "No me apetece ir a casa de tus padres y si voy me sentiré muy mal"


·   Si insiste en su petición, empatiza o ponte en su lugar, pero  manteniendo tu negativa: "Nieves, entiendo lo que te pasa y comprendo que te sientas mal con lo que te digo pero...". Entender a la otra persona no es darle la razón.

·        Emplea el "disco rayado" que consiste en repetir una y otra vez lo que piensas, sin enfadarse y sin elevar el tono de voz, si el interlocutor insiste en sus demandas. "Insisto que no puedo hacer eso que me pides".

·        Es útil plantear alternativas. "Hoy no me apetece ir al mercadillo, pero mañana, si quieres, estoy dispuesta". Si decides dar alguna alternativa deberás estar seguro/a de poder cumplirla. Si la otra persona acepta la alternativa, recompensa  o agradece su actitud.

·       Si no eres capaz de decir No en ese momento, plantéale la posibilidad de retrasar tu respuesta. "Permíteme que piense eso que me pides, luego te llamaré y te responderé".

 

 Algunos de los motivos más comunes que nos dificultan decir “no” son los siguientes:

- Por evitar un conflicto. Si sabemos que negarnos va a generar una situación problemática para nosotros, generalmente tendemos a ceder. Sobre todo si esa problemática nos es significativa, como en  situaciones de trabajo.

- Por no hacer sentir mal al otro. Lo que es mejor conocido como culpa. Muchas veces, sin darnos cuenta, nos imaginamos lo que el otro va a sentir si nos negamos. Por supuesto que nosotros solo lo imaginamos y no sabemos cómo lo va a tomar en realidad la otra persona, pero nos dejamos guiar por aquello que imaginamos que va a sentir, y si eso que imaginamos no resulta agradable, preferimos no hacerlo pasar por eso. 


- Por miedo a no ser aceptado. Contrario a imaginarnos lo que va a sentir la otra persona si nos negamos, más bien nos imaginamos lo que va a pensar de nosotros. Esto es un miedo a ser rechazado, el cual en algunas personas es más marcado que en otras.
  
- Por sentir que no tengo derecho a negarme. Esto generalmente es un problema de autoestima, en donde damos por hecho que las necesidades del otro son más importantes que las nuestras, y en cuanto nos piden algo, inmediatamente hacemos de lado lo nuestro para atenderlos.

El problema de no saber decir “no” es que después tenemos que afrontar las consecuencias. Nos obligamos a vivir situaciones que no deseábamos. Es importante reconocer cuál es tu necesidad o deseo, y decidir si eso es una prioridad para ti en ese momento, o si estás dispuesto a ceder a los deseos del otro. No es lo mismo ceder porque me siento obligado a hacerlo, que ceder porque yo lo decido así. Y de igual modo podemos aprender a decir “no” si esto significa poner atención a nuestras propias necesidades y atenderlas. De hecho, es señal de buena autoestima. A veces sentimos que decir “no” por pensar en nuestras necesidades es egoísmo, y en realidad no lo es, si sabemos cuándo queremos ceder, y cuándo no.

Esto es lo más importante para aprender a decir “no”: saber reconocer cuál es tu necesidad, deseo o interés. Una vez que lo identifiques, solamente tú podrás decidir si en ese momento tu necesidad es una prioridad para ti, o no lo es. Nadie puede definir esto por ti. (....)

Lee todo artículo: ¿Por qué nos cuesta trabajo decir "NO"? en...
http://www.misuperacionpersonal.com/superacionpersonal-articulos/superacionpersonal-decirno.htm

Para reflexionar....


Poema "NO es NO"
“No” es “No”,
y hay una forma de decirlo:
No.
Sin admiración,
ni interrogantes,
ni puntos suspensivos.
“No”
se dice de una sola manera.
Es corto, rápido,
monocorde,
sobrio y escueto.
No.
Se dice de una sola vez.
No.
Con la misma entonación.
No.
Como un disco rayado.
No.
Un “No” que necesita
de una larga caminata o
una reflexión en el jardín,
no es “No”.
Un “No” que necesita
justificaciones y explicaciones,
no es “No”.
“No”
tiene la brevedad de un segundo.
Es un “No” para el otro,
porque ya lo fue para uno mismo.
“No” no deja puertas abiertas,
ni entrampa con esperanzas,
ni puede dejar de ser “No”,
aunque el otro y el mundo
se pongan de cabeza.
“No” es el último acto de dignidad.
“No” es el fin de un libro sin más
capítulos ni segundas partes.
“No”
no se dice por carta,
ni se dice con silencios,
ni en voz baja,
ni gritando,
ni con la cabeza gacha,
ni mirando hacia otro lado,
ni con símbolos devueltos,
ni con pena y mucho menos
con satisfacción.
“No” es “No” porque no.
Cuando el “No” es “No”,
se puede mirar a los ojos, y el “No”
se descolgará naturalmente de
los labios.
La voz del “No” no es trémula,
ni vacilante,
ni agresiva, y no deja
duda alguna.
Ese “No” no es
una negación del pasado:
es una corrección al futuro.
Y solo quien sabe decir “No”
puede decir “Si”.


de Hugo Finkelstein 
(gracias Asun por esta aportación)

Para saber más del tema puedes visitar....

http://www.serviciodepromociondelasalud.es/articulos/388-aprende-a-decir-no

http://motivacion.about.com/od/superacion/a/Aprende-A-Decir-No.htm

http://blogs.lavanguardia.com/metamorfosis/la-importancia-de-decir-no-52334

Vídeo de YOUTUBE sobre ATRÉVETE A DECIR NO: Una entrevista en RNE con Xavier Guix




Libros recomendados....

El arte de decir no’, de Hedwig Kellner (Obelisco)

  

  

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...