jueves, 6 de marzo de 2014

+ LA FÓRMULA DE LA FELICIDAD



¿Es posible aprender  a ser felices? 

El doctor Martin Seligman, fundador de la Psicología Positiva, asegura que
 la felicidad puede aprenderse, potenciando lo mejor de nosotros/as mismos/as.

See full size image









Seligman es el fundador de la llamada Psicología Positiva, que se centra en las emociones, los rasgos y las instituciones positivas. Su enfoque es muy original y supone una revolución en las ciencias que estudian la mente humana. A diferencia de la psicología tradicional, que se ocupa sobre todo de tratar los trastornos psíquicos, su objetivo es desarrollar las características personales que nos permiten aprender, disfrutar, ser generosos, solidarios y optimistas.  En definitiva, ser felices


  LA FÓRMULA DE LA FELICIDAD



Martín Seligman en el desarrollo de la  Psicología Positiva llega a concretar una ecuación para alcanzar una FELICIDAD DURADERA:

F = R + C + V



En la que F es  su nivel de Felicidad duradera, R su Rango fijo  de felicidad personal, C las Circunstancias de su vida y V representa los factores que dependen del control de la Voluntad. 
 

F(Nivel de Felicidad duradera)
Es importante distinguir la felicidad momentánea  de la duradera: La felicidad momentánea puede conse-guirse fácilmente mediante distintos medios, como comer chocolate o recibir un masaje. No obstante, la Psicología Positiva  señala que para el desarrollo de una felicidad duradera no es suficiente con incrementar el número de estallidos de sentimientos positivos. 

R (Rango fijo de felicidad)
Para la Psicología Positiva cada persona cuenta con un rango fijo y personal de felicidad, un nivel específico y en gran  parte heredado al que volvemos invariablemente.  Funciona como un “termostato” de la felicidad:  Así aunque tengamos mucha fortuna durante un tiempo, volveremos pasada una época a nuestro nivel de felicidad; de la misma forma, después de una  desgracia, afortunadamente,  este termostato se esforzará en sacarnos de nuestra desdicha y volvernos a nuestro “estado habitual de felicidad”.  Esta variable R  tiende a  evitar que el nivel de felicidad aumente. 

C (Circunstancias)
Modificar las circunstancias puede generar un nivel mayor de felicidad pero  cambiarlas  puede ser difícil, poco práctico o por lo menos costoso. Algunas circunstancias exter-nas guardan un grado de incidencia  mayor que otras sobre la felicidad:
 Dinero: En la felicidad influye más  la importancia  que una persona le otorga al dinero, más que el dinero en sí ( a partir de tener un “mínimo”).
 Pareja: Tener una relación de pareja establece parece que tiene un efecto general positivo sobre el nivel de felicidad.
 Vida social: Una vida social rica y satisfactoria  es una de las características de las personas felices.
Salud: La buena salud objetiva apenas guarda relación con la felicidad: lo que importa es la percepción subjetiva de nuestro estado de salud. Sólo cuando la enfer-medad es discapacitante,
grave o duradera, la  felicidad y la satisfacción con la vida disminuyen, aunque no tanto como cabría esperar.
  El Nivel de estudios, el clima, la raza o el género no inciden demasiado sobre la felicidad.
 Religión: Parece ser que las personas creyentes son algo más felices y están más satisfechas con la vida que las no creyentes.

V ( Variables que dependen de la Voluntad)

Serían las variables  de control voluntario  que pueden ayudar de forma duradera a vivir en el área superior del rango fijo de felicidad.  Sentir emociones positivas tales como el optimismo, la esperanza, la fé  y la confianza (respecto al futuro), o la alegría, el éxtasis,  la tranquilidad, el placer o  la fluidez      (respecto al presente) o la satisfacción, el orgullo o la serenidad con respecto al pasado,  son respuestas que pueden ser experimentadas con empeño y dedicación. Podemos aumentar nuestro nivel de felicidad si dedicamos nuestros esfuerzos a mejorar nuestras fortalezas personales tales como el interés por el mundo, el amor por el conocimiento, el valor y la valentía,  el optimismo, la bondad y la generosidad, el civismo, la prudencia, la humildad, el perdón, el sentido del humor,....


Vídeos sobre algunas claves para encontrar LA FÓRMULA DE LA FELICIDAD (con numerosos testimonios) del Congreso del Instituto de  la Felicidad  de Coca Cola






Tambien desde la PSICOLOGÍA POSITIVA, Sonja Lyubomirsky  nos propone un decálogo para la felicidad:
 
 http://www.ucr.edu/about/images/promise/thinkers_profile_lyubomirsky.jpg
 

10 fórmulas científicas para ser feliz





 El equipo de investigadores formado por padre e hijo Ed Diener y Robert Biswas-Diener, la psicóloga de la Universidad de Stanford, Sonja Lyubomirsky y el experto en ética Stephen Post, han estudiado gente de todo el mundo para descubrir cómo el dinero, la actitud, la cultura, la memoria, la salud, el altruismo y nuestros hábitos diarios nos afectan en la salud. El campo emergente de la psicología positiva se está ampliando con descubrimientos que sugieren que nuestras acciones pueden tener un efecto significativo en nuestra felicidad y satisfacción en la vida.

1.- Saborea cada momento
Detente a admirar la belleza de una rosa, o su olor, o a mirar como juegan los niños.
Los participantes de este estudio que se tomaron tiempo para esos pequeños instantes de la vida, que suelen pasarnos desapercibidos; o los que se pararon a pensar en momentos placenteros del día, “mostraron un significante incremento de la felicidad y una disminución de la depresión”, dice la psicóloga Sonja Lyubomirsky.

2.- Evita las comparaciones
Aunque compararse con el vecino sea parte de la cultura occidental, compararnos con los demás puede dañar nuestra felicidad y nuestra autoestima. En lugar de compararnos, debemos centrarnos en nuestro logro personal y así llegar a una mayor satisfacción, dice Lyubomirsky.

3.- Pon el dinero al final de la lista
La gente que pone el dinero al inicio de su lista de prioridades tiene un mayor riesgo de caer en depresión, ansiedad o baja autoestima, según dicen los investigadores Tim Passer y Richard Ryan. Sus descubrimientos guardan la verdad universal: cuanto más busquemos la felicidad en bienes materiales, menos posibilidades tendremos de encontrarla”, dice Ryan. “La satisfacción tiene una media de vida corta, es fugaz. Los buscadores de tesoros demuestran tener menos vitalidad y auto-realización”.

4.- Busca OBJETIVOS significativos
“La gente que lucha por algo significativo, tanto si es aprender un arte nuevo o fomentar la moral de los niños, son infinitamente más felices que esos que no tienen sueños o aspiraciones”, dicen Ed Diener y Robert Bisewas-Diener. “Como humanos, tenemos la necesidad de luchar”. El profesor de felicidad residente en Harvard, Tal Ben-Shahar, está de acuerdo: “la felicidad reside en la intersección entre placer y significado. Tanto en casa como en el trabajo, el objetivo es encontrar actividades que nos resulten personalmente significativas y agradables”.

5.- En el trabajo toma la INICIATIVA
Tu felicidad en el trabajo depende de cuánta iniciativa tomes.
El investigador Amy Wrzesniewski dice que cuando expresamos creatividad, ayudamos a los demás, proponemos mejoras, o tareas adicionales al trabajo, hacemos que veamos nuestro trabajo más gratificante y sintamos más control.

6.- Amigos y familia, nuestro TESORO
La gente más feliz tiende a tener buenas familias, amigos y relaciones que le dan soporte, dicen Diener y Biswas-Diener. Pero no hay suficiente en ser el alma de la fiesta si estás rodeado de conocidos. “No sólo necesitamos las relaciones, las necesitamos próximas”, eso incluye comprensión y cariño
.
7.-  SONRÍE incluso cuando no te apetezca
Suena simple, pero funciona. “La gente feliz…ve posibilidades, oportunidades y éxitos. Cuando piensan en el futuro son optimistas, y cuando miran hacia el pasado tienden a ver las cosas buenas”, dicen Diener y Biswas-Diener. Incluso si naciste viendo el vaso medio vacío, con práctica, una visión positiva puede convertirse en hábito.

8.- Da las gracias sintiéndolo
La gente que muestra gratitud diariamente está más sana, es más optimista y tiene más posibilidades de progresar consiguiendo objetivos personales, según dice el autor Robert Emmons. La investigación de Martin Seligman, fundador de la psicología positiva, reveló que la gente que escribe “cartas de agradecimiento” a alguien que les ha dejado marca en su vida, es más feliz y siente menos depresión y el efecto dura semanas.

9.- Sal a hacer ejercicio
Un estudio universitario muestra que el ejercicio puede ser tan efectivo como los medicamentos en un tratamiento de depresión, sin los efectos secundarios ni gastos adicionales. Otra investigación muestra que, a parte de los beneficios de salud, practicar ejercicio de forma regular genera una sensación de logro y una oportunidad de interacción social, libera endorfinas que hacen que te sientas bien y estimula la autoestima.

10.- Dona, ¡y dona ya!
Haz que el altruismo y la donación sean parte de tu vida, y sé decidido. El investigador Stephen Post dice que ayudar a un vecino, hacerse voluntario o dar cosas, incrementa la sensación de bienestar personal, y te da mejores  beneficios saludables que el deporte o dejar de fumar. Escuchar a un amigo, transmitir tus cualidades, celebrar los éxitos de los demás o perdonar, contribuyen a la felicidad, dice. La investigadora Elizabeth Duna constató que quienes gastan el dinero en otros reciben más felicidad que los que lo gastan en ellos mismos.

la ciencia de la felicidad-sonja lyubomirsky-9788415139126



1 comentario:

  1. ESTIMADO JOSE, PODRIAS INFORMARME DE DONDE SE SUSTENTA CADA PORCENTAJE DE LA FORMULA DE LA FELICIDAD DE SELIGMAN POR FAVOR?
    R= 50
    C= 10
    V=40
    MUCHAS GRACIAS POR TU AMABLE ATENCIÓN A MI DUDA.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...