viernes, 23 de mayo de 2014

+ MEJOR "NO AMARGARSE LA VIDA"

Trabajo sobre el libro "El ARTE DE NO AMARGARSE LA VIDA" de Rafael Santandreu realizado por  Esther Ramillete, participante en Cursos de Psicología de Universidad Popular de Zaragoza.

<< El mensaje de “El arte de no amargarse la vida” se podría resumir en la cita del filósofo griego Epicteto: “No nos afecta lo que nos sucede sino lo que nos decimos sobre lo que nos sucede”.
Es decir, para Rafael Santandreu uno debería aprender que, entre los hechos objetivos externos y los efectos emocionales que nos producen, existe una instancia intermedia llamada pensamientos.
Muchos de nuestros malestares que sufrimos no provienen ni son causados directamente por la experiencia que vivimos, sino por la manera en como la procesamos e interpretamos. “Si hay un pensamiento catastrofista de seguro que la emoción como reacción será de la misma índole”. Y esto, dice el autor, ocurre con mayor frecuencia en las personas vulnerables a nivel emocional.
Pensamos, luego sentimos. Este proceso sucede a una velocidad tan rápida que normalmente no nos damos cuenta de ello. Al no darnos cuenta de nuestros pensamientos, generalmente buscamos identificar las causas de nuestro malestar fuera de nosotros, creyendo que el evento o situación es la que directamente genera la emoción que sentimos, olvidando que son nuestros pensamientos e interpretaciones las verdaderas responsables.

Ahora bien, existen diferentes tipos de creencias: unas que nos amargan la vida (ideas irracionales) y otras que nos ayudan a sentirnos bien o ser realistas con la situación que estamos enfrentando (ideas racionales).





Según Rafael Santandreu, las creencias irracionales más comunes que se deben eliminar para no amargar la vida:
1. Necesito tener a mi lado a alguien que me ame: de lo contrario, ¡qué vida más triste!
2. Tengo que ser alguien en la vida, aprovechar bien mis cualidades y virtudes. De lo contrario, me sentiría fracasado.
3. No puedo tolerar que la gente me menosprecie en público. Debo saber responder y defender mi imagen.
4. Debo tener una casa en propiedad. De lo contrario, soy un maldito fracasado muerto de hambre.
5. Tener buena salud es fundamental para ser feliz. Y lo más deseable es vivir mucho tiempo; cuanto más, mejor: ¡incluso 100 años o más!
6. Tengo que ayudar a mis familiares: padres, abuelos, hijos… mi ayuda es fundamental para su felicidad.
7. Si mi pareja me pone los cuernos, no puedo continuar con esa relación. La infidelidad es una cosa terrible que te destroza por dentro.
8. Tengo que tener una vida emocionante. De lo contrario, mi vida es un aburrimiento y, de alguna forma, un desperdicio.
9. Más siempre es mejor. El progreso siempre es bueno y consiste en tener más cosas, más oportunidades, más inteligencia…; esto es obvio en el caso de desear cada vez más y más cosas buenas como paz y alegría.
10. La soledad es muy mala. Los seres humanos necesitan tener a alguien cerca porque si no, son unos desgraciados.

Estas ideas nos crean desmotivación, apatía, inseguridad y todo tipo de malestar emocional destructivo y tienen las siguientes características.
Son falsas: No son verdaderas, no tienen consistencia real, no se apoyan en evidencia.
Son demandantes y absolutistas: Piensan en realidades de todo o nada, si algo falla todo está mal. Si alguna vez alguien no nos da lo que queremos o esperamos, pensamos que siempre será lo mismo.
Son catastróficas: Se interpretan los problemas con ingredientes catastróficos, horribles e insoportables. Tienden a exagerar la gravedad de los acontecimientos.
Son irresponsables: Culpan a las situaciones o a los demás de los problemas propios, sin asumir la responsabilidad personal de los mismos.

Sabiendo de qué manera afectan tus pensamientos y las características principales de las creencias que nos amargan la vida, hay que buscar técnicas para poder combatirlas o eliminarlas pero teniendo en cuenta que el pensamiento no es la única causa de los
malestares, también será necesario hacer cambios en nuestros comportamientos una vez que hayamos corregido nuestras creencias irracionales.

Santandreu propone un método que podría sintetizarse en los siguientes tres pasos:
1. Recuerda un problema en el cual hayas sentido una emoción negativa. Identifica los pensamientos que tuviste en dicha situación. Escribe todo lo que pensaste en el momento de sentir el malestar, de preferencia de forma exhaustiva para realizar un análisis posterior más completo.

2. Detecta en tu lista de pensamientos las ideas irracionales. Descubrir las características propias de las creencias negativas: falsedad, irresponsabilidad, absolutismo, catastrofismo.

3. Después de detectar cuáles son las ideas irracionales, cambiarlas por racionales. Estas deben ser: verdaderas, probabilísticas, realistas, responsables, que son generalmente más sensatas, alegres y producen bienestar emocional.

Una vez establecida la creencia racional nuestro objetivo será creer en ella tan profundamente como podamos, ya que es la creencia de una persona madura y fuerte.
La persona madura es aquel que sabe que no necesita casi nada para ser feliz. Si limpiamos nuestra mente de exigencias irracionales, nos daremos cuenta de lo mucho que ofrece la vida para disfrutar, olvidando las “enfermedades” que originan la
ansiedad y la depresión: “La terribilitis y la necesititis”.
Analizando estas bases teóricas y el método para desarrollar fortaleza emocional: tenemos que cambiar nuestro diálogo interno, transformar cada una de nuestras creencias irracionales de forma que, a partir de ahora, nos neguemos a la terribilidad y a las necesidades infundadas.
Como se ha dicho anteriormente, pensamiento catastrofista = emoción catastrofista; esto ocurre con mayores frecuencias en las personas vulnerables a nivel emocional y que suelen calificar todo como “terrible”. Entonces, Santandreu, bautiza a esta forma de pensar como una enfermedad que llama “terribilitis”.
Por otro lado, en la mente de las personas maduras hay una especie de línea imaginaria que distingue claramente entre “deseo” y “necesidad”. Un deseo es algo que me gustaría ver cumplido, pero que no necesito. En cambio, una necesidad es algo sin lo cual realmente no puedo funcionar. Es bueno tener deseos, es natural. Deseamos poseer cosas, divertirnos, estar cómodos, que nos amen, hacer el amor…, y todos esos deseos son legítimos, siempre y cuando no los transformemos supersticiosamente en necesidades. Y es que los deseos causan placer. Las necesidades inventadas  producen inseguridad, insatisfacción, ansiedad y depresión. Sin embargo, parece que las personas tenemos una fuerte tendencia a crear necesidades ficticias a partir de deseos legítimos, dando lugar a la enfermedad de la “necesititis”.

Si conseguimos mirar el mundo a través de unos ojos que no se quejan excesivamente, que valoran lo que poseen por encima de lo que no poseen, empezaremos a sentir en consonancia.
Nuestro interior se apaciguará, dejaremos de exigirnos a nosotros mismos y al mundo, y cada vez experimentaremos más momentos de felicidad.
No es difícil conseguirlo. Se trata de practicar, ensayar y volver a practicar. En una palabra: de perseverar. En este recorrido habrá recaídas ya que forman parte del proceso de cambio, pero hay que pensar que tras la recaída viene una mejora más pronunciada.
Todo el mundo tiene la libertad de escoger lo que quiere pensar y cómo desea conducir su vida pero tiene que saber que ciertas ideas dogmáticas, infantiles, supersticiosas y exageradas provocan efectos perniciosos sobre el sistema emocional.
A nadie le gusta estar ansiosos o deprimidos y no debemos permitimos estarlo. Cuando caemos en los nervios o la tristeza excesiva nos castigamos a nosotros mismos porque se supone que debemos estar bien. En realidad, tendríamos que comprender que
somos humanos y que, de vez en cuando, durante el resto de nuestra vida, fallaremos.
En caso de tener una recaída o un mal día, es mejor aceptar la situación, no terribilizar por terribilizar, y limitar los daños retirándonos a dormir o dedicar la jornada a haceralgo más mecánico y útil.  (Fin del resumen)


Por mi parte aporto estas reglas que he sacado leyendo y leyendo, que me parecen interesantes:

El secreto de la felicidad no está en hacer siempre lo que se quiere, sino en querer y creer siempre en lo que se hace.

Cada fracaso supone un capítulo más en la historia de nuestra vida y una lección que nos ayuda a crecer. No te dejes desanimar por los fracasos. Aprende de ellos, y sigue adelante.

Sólo existe una persona capaz de limitar tu crecimiento: ¡TU MISMO"! Tú eres la única persona que puede hacer una revolución en tu vida. Tú eres la única persona que puede perjudicar tu vida, y tú eres la única persona que se puede ayudar a si mismo. El mundo es como un espejo, que devuelve a cada persona, el reflejo...de sus propios pensamientos. “La manera como tú encaras la vida es lo que hace la diferencia”

Si quieres mejorar tu vida, debes correr tu propia carrera. No importa lo que la gente pueda decir de ti. Lo importante es lo que te digas a ti mismo. No te preocupes de las opiniones ajenas siempre y cuando sepas que estás haciendo lo correcto. Puedes hacer lo que gustes mientras a tu conciencia y a tu corazón les parezca justo. No te avergüences de hacer lo que consideras correcto; decide lo que está bien y aférrate a ello. No caigas en el hábito de medir tu propia valía en función de la valía de los demás.

“Cada segundo que inviertas en los sueños de otro, te estás apartando de los tuyos.”

La mejor manera de ser feliz es aprender a ser feliz solo, así la compañía es una cuestión de elección y no de necesidad.

Si alguien quiere amargarte la vida, corre lo más lejos posible. Corta por lo sano y  entierra su recuerdo. Es mejor estar solo que intoxicado. >>


Mª Esther Ramillete Lafuente

Visita el blog http://www.rafaelsantandreu.es/el-blog-de-rafael/

3 comentarios:

  1. Excelente trabajo Esther.....
    o como decía no se quien:
    "Si estas buscando a esa persona que piensas que va a cambiar tu vida...
    te doy una pista...
    Échale un vistazo al espejo"
    un besazo de tu amigo Ignacio

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado bastante y lo veo beneficioso para mí. Gracias

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...